11 de agosto de 2008

Evo se queda…¿La Revolución avanza?


Los primeros datos de boca de urna dan a Evo ratificado en su cargo, con un margen de entre 62 y 65% de votos positivos. La verdad que varias reflexiones y comentarios me surgen al respecto. Me voy a limitar solo a los siguientes:

1) ¿El 60% de los votos obtenidos por Evo significa que ese mismo porcentaje de la población quiere ir hacia un sistema socialista, tal como Evo viene impulsando desde hace 2 años y medio? A mi entender, la respuesta rotunda es que No. (Reconozco que antes debería definir que significa el "socialismo" impulsado por Evo. Sería un tanto largo. Quizás alcance con decir que no sería ni Chile, ni tampoco la ex URSS. Que se entienda.)

En este sentido, recuerdo la conversación que tuve hace unos 6 meses con un artesano aymara en una Feria de La Paz. Este artesano, que por un lado apoyaba y respaldaba a Evo fuertemente, por el otro repetía muy seguro que el no quería “nada de eso comunista, socialista o ideas extrañas” (textual). El indigenista es, ante todo, indigenista. Todo aquello que no sea propio de sus tradiciones, lo ve como extraño y sujeto a rechazo. Esto, más allá de que el proyecto indigenista sea totalmente conjugable con un régimen socialista.

2) ¿Le alcanza a Evo un 60% de los votos para profundizar el proceso de cambio? En este caso, la respuesta no la puedo pronunciar tan categóricamente, pero de todos modos me inclino también por el No.

El proceso de cambio encarado por Evo en Bolivia, más allá de sus errores, imprecisiones y demoras, es radical. En nada se asemeja este régimen con el de sus antecesores. Más aun…si Evo hubiera podido introducir, durante estos últimos años, todas aquellas medidas que quiso y no pudo por la férrea oposición de distintos sectores, el cambio sería aun más ostentoso. ¿Cuenta Evo con el sustento suficiente para profundizar este cambio? ¿Es posible un cambio de este tipo sin violencia? ¿La Revolución avanza?

3) Los referéndums revocatorios son casos contados en el mundo. Muy pocos países lo tienen incorporados en sus constituciones (por ejemplo Venezuela), pero menos aun los llevan a la práctica.

Paradójicamente son las dos dictaduras y/o tiranías (¿?) de Sudamérica los dos únicos países del mundo que en los últimos años llevaron adelante estos procesos, los cuales resultan ideales para descomprimir, por la vía democrática, procesos de gran tensión política y social, evitando así salidas antiguamente utilizadas (golpes, etc). Sin perjuicio de ello, y por algún fenómeno extraño (¿?), hay que escuchar a vastos sectores hablar sobre la falta de democracia en la región.

Finalmente...La foto que ilustra este comentario es de mi autoría. Es una de las tantas pintadas que por estos tiempos se pueden ver por las calles de La Paz. Creo que refleja fielmente lo que por estos días se discute en Bolivia…si la revolución avanza, o no.