28 de julio de 2008

Buscando al enemigo…

Continuando con lo dicho en anteriores comentarios (acá y acá), a través de los cuales trataba de explicarme como puede ser que yo comparta el país, y teóricamente un fin común, con determinadas personas, las cuales tienen un pensamiento de fondo (y no de forma) diametralmente opuesto al mio, hoy me encuentro en Clarín con una mini entrevista al historiador Juan José Sebrelli, en la cual “Juanjo”, entre otras genialidades, tira las siguientes:

“El campo dejó cuatro cosas positivas: dividió al peronismo, impidió el hegemonismo; dividió a la CGT; unió a la oposición y a la ciudad y el campo, que eran antagónicos".

Lástima que las entrevistas de Clarín son esas que buscan el título y no el fondo, ya que de lo contrario el periodista hubiera repreguntado (supongo)…Pero, a ver Juanjo, explicame lo siguiente…

- ¿Dónde está lo positivo de dividir al peronismo? Dejando de lado que, obviamente, a vos te gustaría que nunca hubiese existido.

- ¿Dónde esta lo positivo de dividir a la CGT? Eso de debilitar al movimiento obrero organizado me suena de algún lado…

- ¿Dónde esta lo positivo de unir a la oposición? ¿Para hacer una Alianza “2”? Mmmm… ¿Esto no implicaría el mismo "hegemonismo" que correctamente vos criticas en tu mismo comentario (“…impidió el hegemonismo…”)?

- ¿Dónde esta lo positivo de unir a la ciudad y al campo? ¿Te referís a que el campo y la ciudad se unieron sinceramente o solo lo hicieron por un fin coyuntural, que casualmente es ir contra un gobierno que no te agrada?

En los comentarios anteriores a los que hacia referencia recordaba la famosa frase de Perón, en la cual este decía que son enemigos aquellos que buscan fines distintos a los de uno. Si Sebrelli no entra en esa categoría, por lo menos le pega en el palo.

No pasa por pensar distinto ni por tener distintos medios para un mismo fin. Pasa por tener distintos fines, por buscar otros horizontes. Pasa por querer otro país. Pasa, por ejemplo, por querer un país sin un movimiento obrero organizado. Que no suene menor...