23 de julio de 2008

Operativo clamor (Parte I)


Este martes comenzó lo que vamos a denominar de ahora en más el "operativo clamor”. Medios de los más variados comenzaron un operativo que, en esta primera instancia, busca obtener la cabeza de Guillermo Moreno.

Para ello utilizan no solo su propio poder de fuego sino que a su vez citan y recitan a políticos de los más variados, la mayoría ex muertos resucitados por el propio Gobierno en los últimos meses o, al menos, moribundos vueltos a alimentar.

“El polémico Moreno estaría con un pie fuera del Gobierno” titula Clarín a doble página.

“Oficialismo y oposición coinciden en pedir la cabeza de Guillermo Moreno” titula Critica en nota central.

La Nación, asumiendo que los cambios ya existen, titula “Cristina demora cambios en el gabinete”, y refiere constantemente a Moreno.

Periodistas radiales y televisivos, junto a opositores y flamantes ex-oficialistas se suman al clamor mediático pidiendo la cabeza de Moreno, todo ello escudado en la necesidad de “oxigenar” (¿?) al Gobierno.

A esto se le suma una asamblea de 20 personas afiliadas a ATE en la puerta del INDEC, pidiendo la renuncia de Moreno y denunciando a su vez que la patota de dicho funcionario les habría desordenado la oficina (desde ya, con gran cobertura mediática).

Guillermo Moreno, desde ya, no es imprescindible para el Gobierno sino todo lo contrario. Con métodos poco convencionales y poco eficientes buscó combatir la inflación, controlar el mercado energético y negociar con el campo, entre otras cosas. Que sin su actuar los resultados serían un tanto peores, puede ser. De todos modos eso es solo una conjetura y la realidad es la actual.

Sin perjuicio de todo lo dicho, Moreno no es solo un Secretario más de este Gobierno. Moreno es un símbolo, más que un nombre o un cargo. Moreno es el símbolo de una voluntad y una idea. Moreno representa una decisión firme e indiscutible que tiene este gobierno de controlar la cadena de valor de los sectores productivos. Moreno representa la decisión del Gobierno de que el Estado se apropie la renta extraordinaria que ciertos sectores obtienen ante circunstancias coyunturales, para redistribuirla luego al conjunto de la sociedad. Moreno es el símbolo más fuerte e inequívoco de la intervención del Estado en la economía. Que solo sea un conjunto de buenas intenciones con resultados negativos, eso es otra cosa.

Porque Moreno representa lo dicho, hoy tenemos un operativo clamor. Porque no venían solo por la 125, hoy tenemos un operativo clamor. Porque la iniciativa política para este Gobierno permanece en el Estado y no en las corporaciones, hoy tenemos un operativo clamor. Porque lo que se discute es el modelo, hoy tenemos un operativo clamor.

Ayer la 125, hoy es Moreno, mañana será…